EL GRANITO DE ARENA

1 comentarios:

Raquel Portillo Sanchez dijo...

Mi respuesta a el primer blog me parece muy adecuado para compararla con la noticia del periódico de “EL PAÍS” que he encontrado ya que lo que intenta mostrar una idea diferente de la educación tradicional. La noticia es “un día en la escuela del bosque” ya que es un buen ejemplo que pueden usar incluso en este blog, ya que se está utilizando un nuevo método educativo relacionado con la naturaleza, es decir, dar clases al aire libre en el único centro homologado en España. Este centro pretende explicar a sus niños con aspectos claros de la naturaleza y tradicionales muchos conocimientos, acerca de la temperatura, el desarrollo de las plantas, las partes de los animales… Este proyecto está destinado a niños de entre tres y seis años de edad, la edad no obligatoria de escolarización, esto es debido a que muchas autoridades piensan que una educación diferente, no es educación, estando totalmente equivocados tan solo son formas diferentes de ejercer este aprendizaje. Los padres que apuntan a sus hijos a este tipo de escuela pretenden que el niño aprenda, juegue y crezca en un entorno sin límites que es la naturaleza, estas escuelas creen que lo mejor para una buena educación es la observación directa la cual permite servirse de todos los recursos pedagógicos que la tierra brinda y educar a los niños de manera integral, autónoma y estimulante. Muchos expertos piensan que este tipo de educación es ideal para un buen desarrollo tanto físico, cognitivo y social.
En un subapartado denominado del mismo periódico denominado: ¿Por qué los niños necesitan aprender en la naturaleza? Aquí podemos encontrar diversos motivos por los que cada vez más el desarrollo con la naturaleza se está haciendo más real y más importante. El vínculo de los niños con la naturaleza se remonta a la existencia del ser humano en el cual tenían un contacto directo con el medio ambiente, el tiempo ha llevado a la población a urbanizarse y dejar esa educación ambiental provocando en los niños de las nuevas generaciones daños y carencias con afecciones físicas y emocionales provocadas por este distanciamiento con la fauna y la flora. Ya que en las sociedades actuales un niño se tira encerrado 3 o 4 horas, y sale a disfrutar del ambiente tan solo 1 hora, muchos expertos se han dado cuenta que tener ese contacto con la naturaleza es esencial para su desarrollo. Para muchos profesores y muchos niños es muy difícil hacerle comprender a un niño cosas naturales de forma abstracta y ajeno al espacio natural, mientras que si la educación fuera en la realidad sería mucho más fácil realizar ese aprendizaje. Otro problema ocasionado en la nueva sociedad es la obesidad infantil, este problema cada vez es más real y es por la vida sedentaria que viven muchos pequeños, por esto la naturaleza nutre el cerebro de todas las conexiones neuronales que potencian una favorable psicomotricidad lo realizan trepando a un árbol, haciendo una caseta, escalando, moldeando barro, bañándose en el río…
Por todo esto debemos buscar un futuro sostenible y reivindicar estos nuevos y muy buenos modelos educativos, que le de transcendencia que como decía Freire: una cosa necesaria para los niños y que no se debe reducir es “poner a un niño cerca de un árbol” con el objetivo, es un cambio muy grande debido a las transformaciones de la sociedad, con este tipo de educación podremos conseguir vivir en un mundo sostenible para todos.